The official webpage del césar Espino Barros - escritos políticos
  accueil
  poesía de César Espino Barros
  poèmes
  colaboraciones on-line
  musique, -CE
  bio, directorio, @
  grabaciones de voz
  biblioteca virtual
  videopoesía, performance
  slideshows
  galería
  fotos
  tienda
  escritos políticos
  Escritos políticos 2
  escritos políticos 3
  El gigante y la villa - texto y música
  Libro de poemas Línea de Fondo
  Ebook, Luciérnaga UV
  contador de visitas





2009 - Moneda de tres caras

En mis tiempos el ser revolucionario era ser de izquierda. Los revolucionarios eran encauzados hacia la izquierda. La moneda tenía dos caras, la aceptación del partido en el poder que se dice revolucionario y la otra cara era seguir el ejemplo de Fidel Castro o del democrático Allende en Chile. La rebeldía era encauzada hacia los partidos socialistas y comunistas. ¿Por qué? Tengo entendido que en los países comunistas la pérdida de las libertades es más patente y también que la pobreza y la escasez son factores que se aceptan con benevolencia. Pero ¿por qué se es rebelde? La respuesta es porque no se es conservador, se es liberal, pero en la política no le hables a la gente de libertades individuales ni de realización personal, que es a lo que lleva un verdadero liberalismo. Entonces si se es rebelde se tienen las opciones de izquierda como si estas arrojaran el remedio para la rebeldía. Creo que si hubiera ganado López Obrador el país habría salido de una duda inmensa, cómo se vive en un régimen de izquierda, uno, y dos, es la izquierda la panacea, la llave de la felicidad y la realización? Si la respuesta es no, a estas alturas ya nos habríamos dado cuenta. 

En los sesentas-setentas, la llamada revolución cultural ofrecía una alternativa verdadera de cambio y libertad. No fue un movimiento de inercia provocado por las nuevas manifestaciones artísticas eléctricas. Tuvo sus pensadores, sus filósofos, los que se dijeron sus líderes, sus gurúes, sin embargo la contracultura fue tolerada como moda pasajera y no como una propuesta verdadera de cambio. 

El 68 y los casos posteriores de represión enemistaron de hecho a la izquierda con sus oponentes. El movimiento EZLN, aunque es un movimiento armado no democrático, tuvo incontables simpatizantes. La ruta armada hacia la izquierda fue vista como tolerable racionalmente aunque -obvio- arroja como resultado una clase armada en el poder, volviéndose políticamente equiparable a su extremo opuesto, el partido revolucionario-institucional, heredero de la revolución del viejo Zapata, pero enemigo del cambio ideológico y muy celoso de sus logros, la fabricación humana. 

En el presente, la alternativa política de izquierda es fuerte y estuvo a punto de ganar las elecciones pasadas. El país parece estar equilibrado entre las izquierdas, las derechas y los centros, y no es la ideología precisamente lo que asigna a la gente su papel en tal o cual partido. A tantos años de la salida de Porfirio Díaz podemos decir que el logro más grande del gobierno es haber estructurado una población de partido, haber propiciado la situación económica necesaria para que el gobierno sea la única opción laboral rentable, no sólo para los políticos y los burócratas, ya que como sabemos hay maestros de gobierno, profesionistas de gobierno, comerciantes de gobierno, intelectuales y artistas. Haber propiciado la cría de una raza especial que todo lo soporta, que no muerde la mano que le da de comer, que hace extensivo a los demás, a todo mundo, el sojuzgamiento en el que vive. pero por las características de esta actividad de crianza se ha apartado entre otras cosas del concepto humanidad y desprecia la razón y sus manifestaciones, desprecia la libertad. ¿Está usted descontento? Ahí está López Obrador, o las múltiples opciones de izquierda. 

En lo personal yo me atrevo a poner en duda que un régimen de izquierda sea la cura de nuestros males, la llave de la felicidad y la realización personal. Siento que económicamente nos volvería más andrajosos, más carentes, por lo tanto más dependientes, más sojuzgados. Y me atrevo a sugerir que la gente busque la otra cara de la moneda y trabaje en ello. Busque un régimen de libertades y realización, de optimización económica, no de perpetua necesidad y servidumbre, no de ejecuciones. Y si no lo encuentra que escuche las voces que le hablan de eso, que las tome en cuenta, que las tome en serio, que las apoye como se apoya un movimiento y que se sume a ese movimiento y diga "yo no quiero la autodenigración, la autodegradación, el desprecio por la razón y la vida, yo busco una alternativa verdadera que me permita trabajar en ella, como líder y simpatizante". 




¿De dónde pende la pende?

Analicemos la materia orgánica, la materia viva. Si es en África, los animales se la pasan tirándose dentelladas y zarpazos pero no por diversión, sino para alimentarse. Son irracionales. La materia viva es un mar cuyas olas se tiran de mordidas. El humano dispone de inteligencia y sus dientes parecen haber sido limados para que pierdan el filo. Si yo quisiera alimentarme bastaría con darle una mordida a una muchacha en una nalga y asunto concluido, pero el sustento humano no es tan directo, tan sencillo. El hombre dispone de inteligencia, podría pasársela leyendo, creando en el mundo del arte, descubriendo en el ámbito de la ciencia, inventando en el campo de la tecnología. Pero quienes llevan a cabo tales actividades son escasísimos, se vuelven famosos, son reprimidos, a veces suprimidos. Hemos aprendido que la inteligencia es para no usarse, o para no usarse demasiado. ¿Cómo nos hemos dado cuenta? Nos hemos dado cuenta de que siendo racionales no llegamos muy lejos, encontramos obstáculos en los planteles educativos y en los centros laborales, las puertas de las relaciones sociales se cierran. El que escribe estas líneas opina que el uso libre de nuestras capacidades intelectuales nos volvería un poquito egocéntricos y estorbaría una posible interacción masiva con una tercera parte. Esta tercera parte no quisiera verse excluida y fomenta el desprecio por las facultades intelectuales en perjuicio de todos nosotros. ¿Alguna vez se ha puesto a pensar de dónde pende la pende? Una ojeada a las universidades y lucen como centros de convivencia. Nos acercamos a las secretarías que fomentan el arte y la cultura buscando espacios para nuestra creatividad y nos damos cuenta de que su verdadera función parece ser combatir, desalentar e ignorar esas manifestaciones espontáneas, ajenas al trabajo manipulatorio. Y en el ámbito social la paz del no comerse los unos a los otros se ve interrumpida porque dentro de la noción de trabajo a la gente le echan a la gente. Llega el momento en que pelear a golpes está bien, la situación lo indica, incluso las mujeres incitan a los hombres a enfrentarse. A pesar de nuestros dientes sin filo la ley del más fuerte está presente en el mundo racional y arroja una estructuración, sea de personas, sea de países. Una fila. Fascistas hijos de puta, nos dice el sentido común, nos dice la experiencia, pero ¿quiénes desfilan el 16 de septiembre? ¿de qué hacen gala? ¿Cómo es que disponen de todos esos adelantos tecnológicos, esa tecnología de punta, a cambio de una obediencia geométrica rayana en el absurdo? Con tal poder y tales recursos no pueden tener enemigos verdaderos que sobrevivan. Necesitan enemigos inventados que justifiquen el espectáculo que se despliega en los desfiles. Ver al gobierno como la estructuración de la estulticia necesaria para sustentar la ley del más fuerte quita el mérito a los líderes ya que el liderazgo es la aceptación pública del desprecio por la razón y la sacralización de la servidumbre. Detrás de esto hay dinero y comida. Y hasta la fecha no se ha encontrado otra ruta hacia el dinero que no implique el desprecio por la razón y la sacralización de la servidumbre. Algunos trabajamos en ese problema, le asignamos una importancia vital y le buscamos una solución en beneficio de todos. Otros se adaptan perfectamente a la estructuración en las ciudades, sobreviven, se reproducen, ven su progenie fomentada por un secreto impulso patrocinador.




   

 

 Es César Espino Barros profeta del Nuevo Orden?

Quienes creen que este el mejor de los mundos posibles no tienen fe en
el cambio ni en la humanidad. Tal vez en el fondo saben que un estado de
ignorancia está mal, que la tenebra, el condicionamiento social
operante, es un mal necesario y que la pérdida de las libertades y el
sectarismo es un caldo de cultivo excelente. Quienes así opinan
estarán de acuerdo que esta situación no es exclusiva de nuestro
país, sino que es todo un orden mundial, un irracionalismo, una ley
del más fuerte sostenida por las armas y la estulticia que no pierde
la oportunidad de cagarse en el amor, en las facultades racionales y en
el bienestar...
Desde otra perspectiva, una que busque el beneficio real y no sólo
una forma desventajosa de equilibrio, el
cambio es una posibilidad verdadera y una necesidad, y esto no es
demagogia, para quienes quieren vivir bien, en paz, con progreso. Para
quienes quieren la igualdad de oportunidades, para quienes ven en la
opulencia de sus líderes la manifestación del despojo que
caracteriza esta estructuració n en que vivimos, para todos aquellos
que estarían mejor de otra manera, el cambio es la única
posibilidad de realización y de éxito.

¿Quién nos anima a trabajar en el cambio, a señalar con
ejemplos concretos los defectos del sistema, a aportar pruebas en contra
de una organización esotérica cuya forma de trabajo es el secreto,
y derivado del secreto, el canallismo y la traición?

Dice una leyenda por ahí, en algún papel moneda, que así
estarán las cosas hasta un nuevo orden. Es decir que si un país
consigue un cambio sistémico, los demás no se van a cruzar de
brazos y van a imitarlo. Pero hasta la fecha la política sólo
ofrece cambios ideológico-econó micos, izquierda derecha. Nos
están dando atole con el dedo porque ningún partido registrado
ofrece un cambio sistémico como alternativa, nosotros vamos a acabar
con la pederastia laboral, con la desigualdad entre pueblo y gobierno,
con todo lo que impida el bienestar, la realización y el éxito
económico individual, sea un humano, sea un espíritu, para "vivir
mejor" como dice el slogan pero de a deveras.

Entonces no es descabellado ver el cambio propuesto por César Espino
Barros, un cambio en los patrones de conducta que nos rigen a veces,
como un Nuevo Orden, el cual está previsto que ocurra.

saludos
 

IMG_0001-10.jpg picture by slang_poetry


 


como un Nuevo Orden, el cual está previsto que ocurra.

¿Cuales en concreto serían los patrones que tendríamos que cambiar, y cuales serían los nuevos patrones?,


Agradezco de antemano su respuesta
_________________
"QUIEN NO ES ÁGUILA, NO DEBE VOLAR SOBRE ABISMOS"

 

 


Posted: Sun Oct 25, 2009 6:14 am

Si se fija no se habla de un solo cambio.

Nacemos dentro de una ciudad (por ejemplo esta, Tepic) a la que llamaremos El Grupo.

Si hubiéramos nacido en el desierto o en el campo dentro de familias no agrupadas en comunidades estaríamos desprotegidos, de los animales que se agrupan, de las enfermedades que no se curan con remedios, de los otros humanos que se dediquen al saqueo, a la violación, al asalto. Vivimos dentro de una civilización lo que nos otorga grandes ventajas. Protección contra las bestias, medicina moderna, sistemas de impartición de justicia que también previenen la delincuencia. Somos muchos, estamos agrupados, deberíamos tener poder, si no riqueza, prosperidad. O por qué no, riqueza. Oportunidades de todo tipo, no sólo laborales, de amistad, de amor, de realización personal, pero sobre todo fuerza, un millón de hombres de fuerza, man power, por así decirlo. Y este poder no nos corresponde de manera compartida porque para pertenecer al grupo lo estamos cediendo, estamos cediendo el poder obvio a los grupos de poder, a cambio de aceptación. ¿Pero que no tenemos aceptación por nacer en el grupo y no en el desierto? Así debería ser, pero al parecer hay un grupo dentro del grupo que dice "hay que ser aceptable para pertenecer al grupo, nacer dentro de él no te vuelve aceptable." Y esta renuncia a lo más elemental, a lo que nos corresponde por nacimiento, no es vista ni señalada como despojo.

Para que este despojo sea posible es necesario masacrar la inteligencia, para que no sirva de obstáculo. Esto es mucho pedir pero no imposible, el ocio, la ignorancia propician las condiciones de anulación de las facultades. Si se anulan las facultades todo es aceptable, la pobreza, la ignorancia, la explotación, la negatividad, la autodegradación, la manipulación llevada al extremo, y el pisoteo de garantías constitucionales y derechos humanos. Difícil sostener esta situación, es necesario dinero, para pagar salarios, para pagar servicios, para pagar jubilaciones y prestaciones y que la gente, o algunos de ellos, toleren las condiciones resultantes.

Con el dinero viene el condicionamiento social y la manipulación. La gente es apartada de labores productivas y se dedica abiertamente al procesamiento de la información y el procesamiento de los demás, la materia prima de esa industria es la gente. Para el rebelde existe la marginación, existe la expulsión. Es absurdo, no hay lógica en la puesta en práctica de una negatividad, como no la hay el sistema no es lógico, racional, sino aleatorio, de azar, y desde esta perspectiva no es humano.

Si todo se nos permite CON LA CONDICIÓN DE MEJORAR, QUE EL CAMBIO APORTE UN BENEFICIO VERDADERO, partiendo de esta premisa tenemos un mantel que puede empezar a ser doblado de muchas formas, por sus múltiples esquinas y al final el resultado es el mismo. Podemos empezar por decir que el poder que detentan los grupos de poder lo vamos a repartir entre todos. Y para sobrevivir debemos ganar acceso a los medios de producción, a las diversas formas de productividad para buscar un nuevo equilibrio que no nos tenga maniatados.

Obviamente la naturaleza del trabajo se tiene que revisar. Los patrones de conducta que nos rigen no son formas espontáneas de conducta sino formas aprendidas. Un cambio de aleatoriedad a racionalidad que conlleve un cambio económico cimentado en la productividad se reflejará en la racionalización de los patrones de conducta y la liberación del condicionamiento social operante. A la gente se le dice "acércate al poder" y lo hacen, cuando en realidad el poder son ellos.

Esta propuesta de cambio tiene una cara económica, el acceso a la producción, tiene una cara política, la devolución del poder del gobierno a la gente y el rescate de la dignidad individual. Tiene una cara social, el cambio en los patrones que nos rigen, que provienen de un entorno familiar, escolar, vecinal, laboral, sexual, etc. Esto es a grandes rasgos, la puesta en práctica es complicada pero se desenvuelve sola. También esta estructuración en la que vivimos actualmente es complicada y llevamos la peor parte.

En una empresa un gerente tiene la capacidad de decir "señores, en nuestra compañía o negocio he notado las siguientes deficiencias y basándome en las quejas y sugerencias de los clientes propongo las siguientes estrategias". Un sistema no es muy diferente a una compañía, es una especie de empresa gigante con necesidades gigantes y todo cambio es riesgoso por las consecuencias imprevisibles. Pero si caímos en una trampa, a mi se me hace muy extraño que nadie haya propuesto salir de ella. Si leemos las propuestas de los partidos de izquierda se muestran preocupados por los sectores con más necesidades pero la izquierda no revisa la estructura del sistema y esto se debe a que no está exenta de aleatoriedad...


Entenderle es muy sencillo, basta tener en mente una cosa, aprenderlos de memoria

http://www.un.org/es/documents/udhr/

los derechos humanos.

Y también

http://www.diputados.gob.mx/LeyesBiblio/pdf/1.pdf

las garantías constitucionales. Quien considere utópica la aplicación de los Derechos Humanos habrá de saber que la aplicación de las garantías sí es legalmente obligatoria y hay esfuerzos por que los derechos humanos teóricos tengan el rango de garantías prácticas. Los leemos, los memorizamos y los consideramos marcos. Ponemos nuestra realidad bajo esos marcos y vemos qué queda fuera. Como ejemplo vamos a poner el derecho a la información y el derecho a la no injerencia, hasta dónde termina uno y empieza el otro. Pongamos por caso los conocidos programas de televisión en que se habla de la vida privada de los artistas, de los políticos, de todo mundo. Es bien interesante el chisme, a todos nos gusta, a todos nos involucra. Y el trabajo de información es muy útil, pero ¿no se excede? ¿Esa gente del chismorreo no cae en la injerencia y se vuelve manipulación? Si la gente es involucrada en trabajo de información, por ejemplo, se vuelve cómplice en la comisión de la infracción y para ellos, para muchos, es mejor ignorar los derechos humanos, ya que la infracción de los mismos no parecía querer dar lugar a cambios estructurales (hasta ahora). ¿Pero qué de productivo tiene esa actividad? Quien la realiza también llevó a cabo un pacto o convenio en menoscabo de la libertad que es el que lo tiene trabajando en improductivas labores de procesamiento, enfrascado en la repartición social del trabajo. La dignidad también es mencionada en la declaratoria de los derechos y en el 3 constitucional, al rescate de ella viene la modificación de la naturaleza del trabajo, de la pederastia laboral. Y así sucesivamente. La tendencia sería el esfuerzo por acercar la vida a garantías y derechos que son nuestro parámetro, nuestro asidero. El fin de la tiranía de la vida es otra consecuencia, y con ella el fin de las ejecuciones, de esa tercera parte oscura que parece estar por encima de la vida humana y es enemiga de la felicidad y el bienestar y sólo admite servidumbre.

 

 


 

Garantías constitucionales y derechos humanos no es el único enfoque que se le puede dar como estructura a esta propuesta de cambio.

Por gobierno entendemos unas personas que trabajan en palacio de gobierno o en las secretarías de gobierno, portan uniforme, gafete, sus vehículos cuentan con una razón social y trabajan encerrados casi todo el día excepto los fines de semana. Su cheque no les falta, prestaciones tampoco, son trabajadores de gobierno. No es ningún secreto. Pero a qué se le llama estar "en gobierno". Se le llama estar en gobierno a su organización. Y ¿cómo se pertenece a su organización? Adoptando patrones de conducta y de pensamiento que nos permiten ver la realidad desde otro ángulo, cambiar de velocidad en nuestra trasmisión.

Patrones de pensamiento y conducta hay muchos. Básicos desde el punto de vista laboral-gubernamental son dos: el de sedimentación y el de delación. Sedimentación en lo afectivo, en lo económico, en lo intelectual. Sedimentarse es irse hasta el fondo, o lo que es lo mismo, sentarse en cuclillas. El patrón de sedimentación nos impide ponernos de pie, nos tratamos mal, no tenemos afecto ni para nosotros mismos, no nos mueve el amor sencillamente. Sedimentación económica nos tiene en necesidad permanente. Sedimentación intelectual pone a la estupidez como requisito de vida y reproducción.

El patrón de denuncia vuelve a todo mundo un delator, un soplón. Y asigna a la información oral el rango de trabajo. La conducta se ve limitada por el modelo de conducta social más que por leyes y derechos. Al ser humano se le degrada (autodegrada), se le denigra (se le autodenigra), se le envilece, se le vuelve un canalla, un bastardo. A veces esperamos una conversación amistosa y esa conversación amistosa se vuelve un interrogatorio. A eso me refiero. Procesamiento de la información oral fuera del hombre. ¿Quién se responsabiliza de implantar estas condiciones tan desventajosas desde el punto de vista de la optimización y el progreso?. Nadie abiertamente admite responsabilidad, las agrupaciones donde se quitan la máscara son sociedades anónimas, y no se puede decir: es la universidad, son las autoridades policíacas, son los partidos políticos, porque estos se lavan las manos, pero su responsabilidad es obvia. En cuestiones de condicionamiento social, quien lo acepta tiene que hacerlo extensivo a los demás y verificar que los demás hagan lo mismo, de esta manera se extiende de manera automática y anónima. La organización de las cosas inversas es anónima. Es secreta. Es esotérica. Nos involucra a todos. ¿De qué te quejas?

 

 

 

 


 

 

Vista como una propuesta de cambio parcial o gradual no es descabellada la idea. Es decir, en su primer aspecto, el acercamiento a un estado de garantías plenas y derechos humanos en ejercicio es posible aún sin cambiar la estructura actual. Estaría en sus manos renovarse.

El segundo aspecto, el cambio de patrones de conducta arroja un cambio sistémico. Y el tercer aspecto, el económico, es el impedimento más importante, ya que el gobierno sostiene  gran parte de la población laboral, tal vez la mayoría. Gobierno hace los billetes, o si no los hace los pide prestados, o los renta, lo que es peor. Pero dinero no le falta. La gente se acerca a gobierno por sustento y todo lo demás sale sobrando, sea positivo, negativo, ventajoso, desventajoso. Es una forma de ser. Impera la necesidad, de alimento, de dinero, de trabajo. Por lo tanto la principal limitante de un sistema que rechace el cheque gubernamental si este conlleva patrones de conducta desventajosos para uno, ente pensante, con ideales de progreso, es económica. Difícil es conseguir sustento para los disidentes del sistema, sólo que este cambio sea homogéneo, adoptado por todos por voluntad democrática. Es decir que si el cambio es voluntad popular total, de todos, queremos ponernos de pie, queremos libre albedrío, voluntad propia, no queremos sojuzgamiento, opresión, eso no es necesario para la vida, queremos salir de la mierda entonces la cuestión económica no sería obstáculo, habría que hacer los ajustes económicos que conlleva el paso de una república representativa a una forma más directa de estructuración y fijar nuestra atención en la PRODUCTIVIDAD
 
 
SALUDOS CORDIALES
imdos-1.jpg picture by slang_poetry


 

Revisemos nuestras condiciones de vida.

-El peligro de muerte existe para todos. A los accidentes y enfermedades, causas artificiales y naturales, se suma el efecto de la delincuencia y las ejecuciones. La población sufre una constante depuración.

-Ante un futuro incierto, la gente forma pareja y tiene descendencia dando origen a una gran dependencia laboral, proveniente de la iniciativa privada y las empresas públicas. Las personas de escasos recursos se reproducen más, la necesidad de un organismo que les resuelva sus necesidades salta a la vista. Pero a qué precio... A cualquiera...

-La recepción de un salario, de honorarios, es posible gracias a la aceptación de un condicionamiento social, y la observancia de patrones de conducta y de pensamiento. Obviamente la desigualdad económica es inmensa: tomemos como ejemplo el alto ingreso que perciben nuestros gestores sociales, nuestros representantes. Ellos no lo ocultan. En el fondo todos quisiera estar en su lugar y tener el problema económico resuelto de por vida. Tener el problema económico resuelto lleva a la gente a actuar ya no por necesidad, ya no por hambre. Le quita el cuchillo del cuello. La inventiva, la creatividad, encontrarían mayor manifestación, esto equivale a progreso. Pero migraciones laborales, trata de personas y de blancas, desplantes despóticos y vejatorios de los patrones, la explotación del más necesitado, no tendrían sentido ya que nadie se moriría de hambre, los latigazos en la espalda saldrían sobrando. Pero donde hay hambre no hay orgullo. Las mujeres obedecen la manipulación sexual, los hombres tienen relaciones con los de su mismo sexo y los políticos viven rodeados de lambiscones que los ensalzan, los encumbran. Y sobre todo complacen a quien solicita algo muy difícil: el torcimiento de su alma.

Colgados de esta tercera parte efectora que nos da de comer, los congéneres, los semejantes no importan. Son carne y la carne se come.

-Mucha gente no se habla, otros incluso se insultan con el claxon, llegan a los golpes. Las amistades acaban, uno no siempre consigue a la mujer que quiere, mejor dicho aprende a no querer. Las parejas no se encuentran, no amistan, no intiman. no se logran. Vivimos juntos en sociedad como consecuencia, pero no estamos utilizando la grandísima ventaja de ser muchos, estar unidos, decidir nuestro destino y tomar verdaderamente el control, ejercer un gobierno entre todos por la fuerza que adquirimos como colectividad. El poder que da ser muchos y estar unidos, tener intereses comunes (mejorar), lo estamos cediendo para poder pertenecer al grupo. La gente no ha dicho "tenemos que ser libres de fantasmas, de demonios, de ese lado oscuro que nos esclaviza. Tenemos que ser dueños de nosotros mismos". O sí lo dice pero no queda registro. A esa actitud no hay un movimiento que la represente, , la canalice. Y eso que somos más los inconformes, somos más los olvidados, los verdaderamente necesitados somos más.

El asunto se ignoraba, ya se escribe. Llegará el día en que se actúe al respecto. Es bueno saber, mirar alrededor, comentar. El señalamiento del pisoteo de garantías y derechos, la flagrancia en estas acciones, es un buen primer peldaño que hay que subir, con esfuerzo, claro, cierto tipo de esfuerzo. La legítima defensa es en este caso un buen camino, una buena alternativa. Hablemos del asunto. ¿Somos dueños o no de nosotros mismos, de nuestro destino? ¿Nuestras facultades racionales son para usarse o para pisotearse? ¿Qué nuestra vida no debería ser por principio inalienable? Por lo tanto vivir bajo amenaza de muerte no es la mejor forma de vivir. La ignorancia, el terror, arrojan las peores condiciones de sojuzgamiento y explotación. ¿A quién acudir, a las autoridades, la clase armada, que son los que fortalecen las mencionadas condiciones, el sojuzgamiento y la explotación? Si el poder judicial parece tener compromisos de origen con cuanta infracción ocurre, ¿a quién acudir?

Antes de la denuncia oficial es necesario que la opinión pública tome conocimiento de los hechos, la formación de una conciencia colectiva equivale a la formación de partido, el partido de la ciudadanía libre. La información nos es filtrada, manipulada, debemos tener un acceso más directo a ella.

La invitación hecha a la ciudadanía a mejorar nuestros términos y condiciones de vida no es nueva, se ha sostenido con el paso del tiempo y es firme. Es la única opción orientada en este sentido, cimentada en los más puros ideales de libertad e igualdad.

saludos cordiales

IMG_0001-11.jpg picture by slang_poetry


RESPUESTA AL TEMA ¿ES CÉSAR ESPINO BARROS PROFETA DEL NUEVO ORDEN? FOROS NAYARITAS
 
 
Don César, ¿En donde podría yo leer sobre esos "cambios en los patrones de conducta que nos rigen a veces" que usted propone?







EL DERECHO DIVINO EN LA ACTUALIDAD


"Existia una concepción descendente del poder, por el derecho divino, se afirmaba que la autoridad descendía directamente de Dios..."

http://www.monografias.com/trabajos14/origenestado/origenestado.shtml

Eso era en la antigüedad. En el presente existe una aleatorización de Dios, del Poder y del individuo. No vemos a Jehová al volante de la máquina pero tampoco vemos al compañero humano. A esa invisibilidad le llamamos ignorancia individual. "Yo no sé, yo sólo hago lo que me dicen. Si dejo de hacer lo que me dicen ya no soy transmisor, ya no soy funcional en términos de interacción." Y de ahí viene esa renuncia generalizada al control que vuelve al hombre cibernético, un servomecanismo sin acceso al volante, un ser aleatorio.

Sentimos también una impartición de justicia divina que nada tiene que ver con la humana pero que sí puede utilizar a los humanos para llevarla a cabo. Hay crímenes que nunca se esclarecen, que parecen terminar en la nada. La constancia en las ejecuciones debería ser insostenible, y sin embargo persiste. Y para recibir las críticas y los denuestos están los políticos y las entidades gubernamentales, tangibles,  visibles. Pero a veces nos cegamos voluntariamente y sólo atacamos el lado visible de lo que consideramos los problemas. No somos muy realistas y vamos al grano, nunca hablamos de la ignorancia, nunca hablamos de la invisibilidad aunque el otro extremo de la cuerda tensa se pierda en el vacío. La vigencia de un derecho divino en la actualidad puede y debe ser cuestionado. Vivimos en un régimen de información, de libertades, dentro de un supuesto marco de derecho que a veces nos cuesta solidificar, volverlo real. El hombre cuenta con los adelantos tecnológicos para supervisarlo todo y tener conocimiento, para compartir ese conocimiento, tomar las riendas, definir el rumbo, proteger su vida y la de sus semejantes. Un tirano invisible no es el mejor de los gobernantes, aquél que dispone de vidas y haciendas a su arbitrio. Tal vez pertenecemos a una especie malagradecida que no le tiene consideración al Creador. Tal vez somos los artífices del cambio verdadero en lo político y en lo social.










 

visitantes 16401 visitantes
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=